PROGNÓSTICO TEMPO

pronostico del tiempo Cangas

miércoles, 21 de enero de 2015

SOLUCIÓN FIGURAS LITERARIAS (Gal 2º ESO)

SOLUCIÓNS FIGURAS(poemiñas 2º ESO)



1) FIGURAS: personificación, paralelismo, onomatopea 
2) FIGURAS: metoninia, paralelismo,aliteración
3) FIGURAS: metonimia, personificación, epífora
4) FIGURAS:anáfora, similicadencia,hipérbato
5) FIGURAS:hipérbole, aliteración 
6) FIGURAS:metonimia, similicadencia,
7)FIGURAS:hipérbato,paralelismo, hipérbole.
8)FIGURAS:metáforas
9) FIGURAS:metonimia
10) FIGURAS:paralelismo, metonimia
11) FIGURAS:polisíndeto, paralelismo, metáfora
12) FIGURAS:paralelismo, metáfora
13) FIGURAS:metáfora, sinestesia
14) FIGURAS:hipérbole, hipérbato
15) FIGURAS:similicadencia, paralelismo, asídeto, metáfora.
16) FIGURAS:similicadencia, metonimia
17) FIGURAS:metonimia, similicadencia
18) FIGURAS:onomatopeas, similicadencia
9) FIGURAS:metáfora, paralelismo, personificación,hipérbole
hipérbato, metáfora,hipérbole.



martes, 13 de enero de 2015

Texto narrativo 3º ESO

Ejemplo de texto narrativo corto




 La sordica, de Emilia Pardo Bazán
Las cuatro de la tarde ya y aún no se ha levantado un soplo de brisa. El calor solar, que agrieta la tierra, derrite y liquida a los negruzcos segadores encorvados sobre el mar de oro de los terrenos cultivados. Uno sobre todo, Selmo, que por primera vez se dedica a tan ruda faena, siéntese desfallecer: el sudor se enfría en sus sienes y un vértigo paraliza su corazón.
¡Ay, si no fuese la vergüenza! ¡Qué dirán los compañeros si tira la hoz y se echa al surco! Ya se han reído de él a carcajadas porque se abalanzó al botijón vacío que los demás habían apurado...
Maquinalmente, el brazo derecho de Anselmo baja y sube; reluce la hoz, aplomando mies, descubriendo la tierra negra y requemada, sobre la cual, al desaparecer el trigo que las amparaba, languidecen y se agostan aprisa las amapolas sangrientas y la manzanilla de acre perfume. La terca voluntad del segadorcillo mueve el brazo; pero un sufrimiento cada vez mayor hace doloroso el esfuerzo. Se asfixia; lo que respira es fuego, lluvia de brasas que le calcina la boca y le retuesta los pulmones. ¿A que se deja caer? ¿A que rompe a llorar? Tímidamente, a hurtadas, como el que comete un delito, se dirige al segador más próximo: -¿No traerán agua? Tú, di, ¿no traerán? -¡Suerte has tenido, borrego! Ahí viene justo con ella La Sordica... Anselmo alza la cabeza, y, a lo lejos sobre un horizonte de un amarillo anaranjado, cegador, ve recortarse la figura airosa de la mozuela, portadora del odre, cuya sola vista le refrigera el alma. De la fuente de los Almendrucos es el agua cristalina que La Sordica trae; agua más helada cuanto más ardorosa es la temperatura; sorbete que la Naturaleza preparó allá en sus misteriosos laboratorios, para consolar al trabajador en los crueles días soleados.
¡Si Anselmo no se contiene al encuentro de la zagala, saltaría, a manera de corzo, cuando ventea el manantial cercano!
Como si La Sordica adivinase dónde estaba el más sediento, el más ansioso de aquellos desheredados, recta venía hacia Anselmo, gallardamente enhiesta para sostener el odre mejor, y en la mano una cantarita de añadidura, una cantarita de barro salpicada de divinas gotas de humedad, que a la luz del sol relucían como sueltos brillantes... Y llegándose al segador novicio -leyendo en su cara amortecida la necesidad- le tendió la cantarita, a la cual pegó Anselmo los labios con un suspiro violento, que parecía un sollozo...
Al anochecer, cuando los enormes carros iban camino de las eras Selmo y La Sordica volvían juntos, por la senda que rodea el lugar; y el mozo decía a la zagala, muy cerca del oído, sin duda a causa del defectillo que declara el apodo:
-Na, mujer; en la chola se ma ha metío y en el querer muy adentro... Tú vas a ser mi novia... No me des un desaire, borrega, que me gustas más que el agua de tu cantarita..